Tuesday, 11 November 2014

RCM 6: Enfocados en Acciones


Si no existe ninguna tarea que sea efectiva para predecir o prevenir el fallo en las condiciones de utilización del equipo, o existe pero no resulta rentable, debemos plantear acciones.

Estas acciones pueden ser Funcionar hasta fallar o Cambiar el diseño.

·    Funcionar hasta fallar, sólo en los casos en los que el riesgo se encuentra en valores aceptables.

En estos casos se debe tener preparada una respuesta de emergencia para actuar una vez que este fallo se ha producido. Para esta respuesta hay que tener en cuenta la probabilidad de que este fallo se produzca y una estimación de cada cuanto tiempo se producirá el fallo.

Esta respuesta de emergencia debe estar basada en un protocolo de actuación que puede incluir las órdenes de trabajo de las reparaciones de los fallos, para actuar de forma inmediata a la detección del fallo, las actuaciones a tomar en el momento en que se detecta el fallo que afecten a los afectados por el fallo, y la previsión de repuestos a utilizar para solucionar el fallo.

·    Cambiar de diseño, si el riesgo de fallo no se encuentra en valores aceptables se debe plantear un cambio de diseño, este puede tratarse tanto de cambios en el diseño del equipo como en el proceso o las operaciones, y pueden estar orientados a prevenir el fallo, evitando que se produzca, detectar el fallo, antes de que tenga consecuencias importantes, reducir la probabilidad de que se produzca el fallo, con lo que se reduce el riesgo, o mitigar las consecuencias del fallo.

Como hemos visto, estos cambios de diseño pueden afectar tanto al equipo como a sus condiciones de operación, y pueden incluir tanto modificaciones físicas del equipo o su entorno, cambios en los procedimientos de operación, formación del personal de operación o mantenimiento, etc.

Antes de implantarlos debemos comprobar que son rentables, comparando el coste de su diseño e implantación con la disminución del riesgo que supone su implantación, este riesgo nunca se puede reducir a cero pero la modificación del diseño será aceptable si lo reduce a un valor razonable o permite que en el equipo se utilicen tareas basadas en la condición, tareas basadas en tiempo o tareas de búsqueda de fallos que sean efectivas para prevenir o detectar el fallo.  

Los cambios de diseño deben plantearse como un proyecto, al que se asignan unos recursos personales, económicos y materiales, y que debe estar limitado en el tiempo. A su vez se debe comprobar que, una vez aplicados, cumplen con sus objetivos.